Receta de helado de leche de coco libre de gluten (¡no requiere máquina para hacer helados!)

IceCream

Esta receta es simple y, cuando digo simple, me refiero a que es bien simple. Tan simple que ni siquiera se necesita una máquina para hacer helados. Además no contiene gluten. Esta receta,  esencialmente, se ha convertido en el pasabocas favorito de mis amigos en este momento. Solo se requieren 3 ingredientes (si tanto quieres ese sabor a coco, entonces tendrás que usas 4).

Este helado es bien tropical lo cual es bien chévere. Sorprendentemente, no tiene un sabor a coco muy fuerte. Puedes hacerle varios ajustes a este helado y los incluiré en la parte de abajo después de la receta básica.



No te voy a mentir, esta receta es un poco complicada. Si no la haces con una máquina para hacer helados, tienes que ser bien riguroso al respecto de las siguientes reglas (en serio, si una máquina para hacer helados no está al alcance de tu bolsillo, aun así –en realidad- honestamente- vale la pena hacerlo).

Ingredientes

  • 3 latas (14 oz cada una) de leche de coco (o si puedes hacerla tú mismo), refrigera 2 de las 3 por lo menos 24 horas (nota muy importante: tienes que utilizar leche de coco entera. Acéptalo. Es deliciosa. Truquito chévere: si agarras una lata de leche de coco y la agitas, puedes oírla chapotear, en fin… entre más alto sea el contenido de grasa en la leche de coco, menos chapoteo oirás)
  • ¾ tazas (150 g) de azúcar de coco (puedes cambiar el azúcar por miel o sirope de arce, pero aléjate de todos los otros suplementos endulzantes)
  • 1 cucharada (3 g) de gelatina en polvo sin sabor

 

  1. En una cacerola grande de fondo grueso, vierte todo el contenido de la lata de leche de coco que está al clima junto con el azúcar y mézclalos bien. Cocínalo a fuego medio, revolviendo frecuentemente para prevenir que salpique, hasta que se reduzca al menos a la mitad y se espese (10 minutos). También puedes cocinar la mezcla en el horno a una temperatura baja durante 35 minutos y batirlo menos frecuentemente (yo recomiendo tomar esta ruta, pero batirla cada 5 minutos). Ahí obtendrás leche condensada de coco ya endulzada. Retira la mezcla del fuego y ponla a reposar hasta que se enfríe por completo. No quemes la leche o sino nunca podrás obtener el resultado que se desea.
  2. Retira las dos latas de leche de coco de la nevera con cuidado, sin batirlas. El sólido debe haberse separado del líquido al ponerlas a enfriar, y no hay que reintegrarlos (ya que solo vas a necesitar la grasa sólida). Remueve las tapas de las latas, saca el coco blanco sólido (descartando todo el líquido, el cual vas a utilizar más tarde para hacer algo delicioso) y ponlo en un tazón grande. Con una batidora de mano (o en el tazón de una batidora de pie equipado con batidores),  bate el coco a alta velocidad durante 2 minutos, o hasta que esté ligero y haya casi doblado su volumen. Coloca la crema de coco batida en el refrigerador a que se enfríe durante 10 minutos.
  3. Agrega la gelatina en un tazón pequeño, mézclala bien con 2 cucharadas de la leche condensada de coco que se hizo en el primer paso.  Deja que se asiente por 5 minutos mientras que se disuelve la gelatina.  Permítele enfriarse un poco y después agrega la mezcla al resto de la leche de coco condensada.
  4. Remueve la crema de coco batida del refrigerador y agrégale la mezcla de la leche de coco condensada y endulzada.* Bátela una vez más hasta que esté liviana y cremosa, y bien revuelta (de 1 a 2 minutos adicionales). Raspa la mezcla dentro de un contenedor de 2 cuartos y mételo al congelador.* Cúbrelo herméticamente y congélalo hasta que esté firme (aproximadamente 6 horas). Sírvelo congelado. Si resulta ser muy complicado sacarlo, déjalo en la parte de abajo en el refrigerador durante 15 minutos antes de servir.

Listo, entonces como prometí varias recetas modificadas, aquí están. Donde encontraste un * es donde puedes implementar los cambios. Líquidos (vainilla, avellana, extracto de menta) corresponden al primer * y los sólidos (chispas de chocolate, coco rallado, pedazos de frutas) al segundo.

Vainilla con chispas de chocolate



Existe una receta de vainilla con chispas de chocolate, en la cual combinas la vainilla (al gusto. A lo mejor una cucharada es suficiente) en la mezcla de la leche de coco condensada una vez ésta se haya enfriado. Después agrega las chispas de chocolate antes de colocar la mezcla en el contenedor que irá en el congelador.

Helado tropical

Ésta es bien simple. Agrega una cucharada de extracto de coco y revuélvela con la mezcla de leche de coco condensada. Puedes añadirle otros ingredientes sólidos a tu helado como coco rallado, mango, o pedazos de piña.

Helado de té verde con menta



Bueno, éste es algo diferente. Puedes utilizar una cucharada de polvo de matcha cuando estés reduciendo la leche de coco en el primer paso (o puedes agregarle una o dos bolsitas de té mientras estés reduciendo la mezcla ¡No te olvides de sacarlas!). Agrégale extracto de menta (más o menos una cucharada) y añádela a la mezcla de leche condensada fría sin endulzar.

Helado de coco con arce

Ésta es bien simple y mi manera favorita de comer este helado. Cambia el azúcar/miel por 2/3 de taza de sirope de arce.

También está esta receta la cual es un poco diferente a la anteriormente y fue publicada anteriormente.

Fuente: http://glutenfreeonashoestring.com/gluten-free-dairy-free-easy-ice-cream/

Imágenes por cortesía de:

https://justeatlove.files.wordpress.com/2011/08/burnt-maple-coconut-ice-cream1.jpg


Loading Facebook Comments ...