Probióticos 101: Todo lo que necesitas saber (literalmente)

probioticos

¿Sabías que las bacterias en nuestro organismo superan en número a las células del cuerpo 10 a 1?

 

Es verdad, y la mayoría de ellas residen en el intestino.

Pero en realidad, no hay necesidad de entrar en pánico, la mayoría de las bacterias son completamente inofensivas.

Tener la bacteria adecuada incluso se ha relacionado con numerosos beneficios para la salud. (1)

Desde la pérdida de peso, mejorar la digestión, mejorar la función inmune, una piel mejor y reducir el riesgo de muchas enfermedades. (2)

Esto nos lleva al tema en cuestión, los probióticos.

Los probióticos son alimentos o suplementos que contienen estas bacterias amigas y se supone que ayudan a colonizar nuestras entrañas con microorganismos capaces de estimular la salud.

La importancia de dichas bacterias no se puede exagerar.

Cuidar de tus entrañas y de las bacterias amigas que residen allí, puede ser una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud.

 

¿Qué son los probióticos?

Según la definición oficial, los probióticos son “microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, confieren beneficios en la salud del huésped.” (3)

Los probióticos son generalmente bacterias, pero también hay un tipo de levadura que puede funcionar como un probiótico.

Puedes obtener los probióticos a partir de suplementos, así como de los alimentos que son preparados por fermentación bacteriana.

Los alimentos probióticos incluyen yogur, kéfir, chucrut, tempeh, kimchi y otros.

Los probióticos no deben confundirse con los prebióticos (con “e”), los cuales son fibras dietéticas que ayuden a alimentar a las bacterias amistosas que ya se encuentran en el intestino. (4)

En realidad existen docenas de bacterias probióticas diferentes que han demostrado tener propiedades benéficas para la salud.

Los grupos más comunes incluyen Lactobacillus y Bifidobacterium. Hay muchas especies diferentes dentro de cada grupo y cada especie tiene muchas cepas.

Curiosamente,  diferentes probióticos parecen funcionar en diferentes condiciones de salud. Por lo tanto, elegir el tipo idóneo (o tipos) de probiótico es esencial.

Muchos suplementos probióticos combinan diferentes especies en el mismo suplemento. Estos son conocidos como probióticos de amplio espectro, o multi-probióticos.

Hay que tener en cuenta que esta es un área bastante nueva cuya investigación se está expandiendo rápidamente.

Aunque la evidencia es prometedora, no se ha demostrado concluyentemente que los probióticos ayudan a todas las condiciones de salud mencionadas en este artículo. (5)

En pocas palabras: Los probióticos son microorganismos vivos que causan beneficios para la salud cuando se consume en cantidades adecuadas. Hay muchos tipos diferentes, y puedes obtenerlos a partir de los alimentos o de suplementos.

 

La importancia de los microorganismos en el intestino

La compleja comunidad de microorganismos en el intestino es lo que conocemos como flora intestinal. (6)

Tu intestino en realidad contiene cientos de diferentes tipos de microorganismos, algunos pueden llegar hasta los 1000.

Esto incluye bacterias, levaduras y virus. La gran mayoría son bacterias.

La mayor parte de la flora intestinal se encuentra en el colon o intestino grueso, la última parte del tubo digestivo.

La actividad metabólica de la flora intestinal en realidad se asemeja a los de un órgano. Por esta razón, algunos científicos se refieren a la flora intestinal como el “órgano olvidado”. (7)

En realidad, la flora intestinal realiza muchas funciones que son importantes para la salud.

Produce vitaminas, incluyendo la vitamina K y algunas de las vitaminas del grupo B. (8)

Convierten también las fibras en ácidos grasos de cadena corta como butirato, propionato y acetato, que nutren la pared intestinal y realizar muchas funciones metabólicas. (9, 10)

También estimulan el sistema inmunológico y regulan la integridad del intestino. Esto puede ayudar a prevenir la “fuga” de sustancias indeseables en el cuerpo y provocar una respuesta inmune. (11, 12, 13, 14)

Sin embargo, no todos los organismos en el intestino son amistosos. Algunos son buenos, otros son malos.

La flora intestinal es en realidad muy sensible a los insultos modernos y estudios muestran que una flora intestinal “desequilibrada: está relacionada con numerosas enfermedades. (15, 16)

Entre ellas la obesidad, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedad cardíaca, el cáncer colorrectal, Alzheimer, depresión y muchas, muchas más. (17, 18, 19, 20, 21, 22, 23)

Los probióticos (y fibras prebióticas) pueden ayudar a corregir este equilibrio, asegurándose de que funciona óptimamente nuestro “órgano olvidado”.  (24)

En pocas palabras: Tu flora intestinal se compone de cientos de diferentes tipos de microorganismos. Los probióticos ayudan a tu flora intestinal a funcionar de forma óptima.

 

Los probióticos y la salud digestiva

Los estudios de los probióticos se han centrado más con respecto a la salud digestiva (25).

La evidencia más fuerte tiene que ver con la diarrea asociada con los antibióticos.

Cuando las personas toman antibióticos, especialmente durante un largo periodo, a menudo sufren diarrea durante mucho tiempo después de haber erradicado la infección.

Esto es porque los antibióticos matan muchas de las bacterias naturales en el intestino, que cambia el equilibrio y permite que las bacterias “malas” prosperen.

Decenas de estudios han proporcionado pruebas sólidas de que los suplementos probióticos pueden ayudar a curar la diarrea asociada a antibióticos. (26, 27, 28)

Los probióticos han demostrado también ser beneficiosos contra el síndrome de intestino irritable, un trastorno digestivo muy común. Pueden contribuir a reducir los gases, distensión abdominal, estreñimiento, diarrea y otros síntomas.  (29, 30, 31)

Algunos estudios también demuestran que los probióticos pueden ser beneficiosos contra las enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.  (32)

Los probióticos también pueden ser útiles contra las infecciones de Helicobacter pylori, el principal causantes de las úlceras y el cáncer de estómago. (33, 34, 35, 36)

Si tienes problemas digestivos de los cuales no te puedes deshacer, entonces quizás un suplemento de probióticos es algo que deberías considerar.

En pocas palabras: Los probióticos han demostrado ser eficaces contra varios problemas digestivos. Entre ellas, la diarrea asociada a antibióticos y el síndrome del intestino irritable.

 

Probióticos y pérdida de peso

En las personas obesas las bacterias del intestino son diferentes a las de las personas delgadas. (37, 38)

Los estudios en animales también han demostrado que los trasplantes fecales de animales magros pueden lograr que los animales obesos pierdan peso. (39, 40)

Por esta razón, muchos científicos creen que las bacterias intestinales son importantes en la determinación de la grasa corporal. (41, 42)

Aunque se necesitan más estudios, algunas cepas probióticas han demostrado ayudar con la pérdida de grasa. (43)

El estudio más impresionante en esto fue publicado en 2013. Fue un estudio con una muestra de 210 individuos con obesidad central (exceso de grasa en el estómago).

En dicho estudio, tomaron el probiótico Lactobacillus gasseri, lo que causó que los participantes perdieran 8.5% de la masa grasa del vientre durante un período de 12 semanas. (44)

Cuando dejaron de tomar el probiótico, recuperaron la masa grasa del vientre en 4 semanas.

También hay algunas pruebas que las cepas Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium lactis pueden ayudar a perder peso y a prevenir la obesidad.  (45)

Sin embargo, se necesitan más estudios antes de hacer cualquier recomendación.

También existen algunos estudios en animales que muestran que otras cepas probióticas podrían llevar a ganar peso, no a su pérdida.  (46)

En pocas palabras: Hay evidencia que el probiótico Lactobacillus gasseri puede ayudar a la gente a perder grasa del vientre. Extremo que necesita más estudios.

 

Otros beneficios saludables de los probióticos

Mostrar todos los increíbles beneficios de los probióticos está fuera del alcance de este artículo.

Sin embargo, hay algunos que definitivamente vale la pena destacar:

  • Inflamación: Los probióticos han demostrado reducir la inflamación sistémica, un conductor principal de muchas enfermedades.  (47)
  • Depresión y ansiedad: Las cepas probióticas Lactobacillus helveticus y Bifidobacterium longum han demostrado reducir los síntomas de ansiedad y depresión en las personas con depresión clínica. (48, 49)
  • Colesterol de la sangre: Varios probióticos han demostrado disminuir los niveles totales de colesterol y  LDL.  (50,51)
  • Presión arterial: Los probióticos también han demostrado causar modestas reducciones en la presión arterial. (52,53)
  • Función inmunológica: Varias cepas diferentes de probióticos pueden mejorar la función inmune, permitiendo un menor riesgo de infecciones, incluido el resfriado común.  (54 , 55)
  • Salud de la piel: Existe cierta evidencia que los probióticos pueden ser útiles para el acné, la rosácea y el eczema, así como otros trastornos de la piel. (56, 57, 58, 59)

 

Esto es sólo la punta del iceberg. Los probióticos han sido estudiados y demostrado ser beneficiosos, para una amplia gama de distintos problemas de salud.

En pocas palabras: Los probióticos han demostrado tener numerosos beneficios para la salud. Pueden reducir la depresión y la ansiedad, mejorar la salud del corazón y mejorar la función inmune, para nombrar unos pocos.

 

¿Tienen algún efecto secundario?

Los probióticos son generalmente bien tolerados y considerados seguros para la mayoría de la gente.

Sin embargo, en los primeros días, podrías experimentar efectos secundarios relacionados con la digestión. Por ejemplo, gases y malestar abdominal leve. (60)

Una vez terminado el período de adaptación inicial, la digestión será mejor de lo que era antes.

Los probióticos pueden ser peligroso y provocar infecciones a personas con sistemas inmunitarios comprometidos. Esto incluye a personas con VIH, SIDA y varias otras condiciones de salud.  (61)

Si sufres una condición médica, sin duda consulta con tu médico antes de tomar un suplemento probiótico.

En pocas palabras: Los suplementos probióticos pueden causar síntomas digestivos, los cuales se deben calmar en unos pocos días. Pueden ser peligrosos para las personas con ciertas condiciones médicas.

 

¿Cuáles son los mejores suplementos probióticos?

Hay cientos de suplementos probióticos diferentes disponibles.

Si tiene un problema de salud y quieres probar un probiótico para ese propósito, entonces es muy importante que elijas la cepa idónea.

Mi recomendación es ver en Amazon a las diferentes opciones disponibles. Allí se pueden ver que cepas trae cada suplemento.

Asegúrate de comprar los probióticos de un fabricante de renombre. Los suplementos dietéticos no están regulados, en ocasiones muchos de estos productos podrían no contener lo que dicen las etiquetas.

Según un estudio, es mejor tomar los probióticos o bien antes, o con una comida que contenga grasa. (62)

Aparte de eso, asegúrate de seguir las instrucciones del envase. Ten en cuenta que algunos productos necesitan refrigerarse.

 

Mensaje final

Mantener un intestino sano va más allá de simplemente tomar un suplemento probiótico.

Lo qué haces día a día es igual de importante.

Existen factores dentro de tu estilo de vida, especialmente los alimentos que consumes, han demostrado afectar la flora intestinal. (63)

Un estilo de vida saludable, dormir bien y comer comida de verdad con mucha fibra es la clave.

En muchos casos, suplementos y alimentos probióticos pueden ser útiles también.

Recientemente empecé a tomar un suplemento probiótico (éste que hay aquí).

 

Ha mejorado mi digestión notablemente y siento que mis niveles de energía y manera de pensar también han mejorado.

Considero que los probióticos son un componente esencial para la estrategia de salud de cualquier persona.


Loading Facebook Comments ...