Los 6 errores más grandes que cometemos al hacer dieta y cómo evitarlos

weightlossmistakes

Como nutricionista, uno de los temas que sale a colación constantemente durante una consulta es:

Hay tanta información contradictoria disponible acerca de lo que se debe y no se debe comer hasta el punto en que la gente ¡ya no sabe ni qué hacer!

Además muchas de las dichosas sugerencias de dietas “saludables” no sólo NO son saludables, sino que también pueden hacer más daño que bien.

Echémosle un vistazo a lo que yo llamo…

 

Los 6 errores más grandes de hacer dieta

Aquí están las 6 fuentes de desinformación dietética que no solo hicieron que los americanos no sean más saludables, sino que también han contribuido a los índices de enfermedades crónicas y a la manera en la que ensancha nuestro trasero.

 

Error #1: eliminar las grasas saturadas para prevenir enfermedades del corazón

La mayoría de la gente no se da cuenta que el cuerpo tiene que tener grasas saturadas.

Las grasas saturadas son necesarias en nuestro organismo para proteger las neuronas, producir hormonas, mantener la membrana celular saludable, ayudarle al cuerpo a asimilar vitaminas solubles en grasa como la A, D, E y K, ayudarle al cerebro y sistema nervioso con la transmisión de los impulsos nerviosos.

La verdad es que la persona promedio necesita que aproximadamente 30% de su consumo calórico diario sean grasas y que más o menos un tercio sean grasas saturadas.

Buenas fuentes de grasas saturadas incluyen grasas animales (carne, aceite de coco, mantequilla, manteca de cerdo, sebo, leche, huevos y queso) – preferiblemente que sean orgánicas, así como aguacates.

Lo que sí DEBES evitar a toda costa son las grasas trans. Estas son las grasas que te garantizarán un viaje al cardiólogo.

 

Error #2: tener una dieta baja en colesterol siempre reduce los niveles de colesterol en la sangre

Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, solo menos del 25% del colesterol en el organismo proviene de los alimentos – tu hígado (y muchas otras células) producen la gran mayoría de colesterol.

Y del colesterol que consumes, tu cuerpo tan solo absorbe la mitad.

El verdadero problema detrás de tus niveles de colesterol tiene que ver con la salud de tu HÍGADO.

Tu hígado va produciendo colesterol a la medida que tu cuerpo lo va necesitando y elimina el colesterol viejo y usado. Así que si tu hígado no está saludable ni trabajando como debería, esto puede causar niveles de colesterol elevados.

Además los movimientos intestinales son clave en este asunto – ya que si a menudo estás constipado, el colesterol que el hígado puede estar tratando de eliminar puede ser reabsorbido a través de la pared intestinal hacia la circulación.

La salud de las arterias también juega un papel importante. Cuando sufres de inflamación en los vasos sanguíneos, puede causar que el hígado convoque el colesterol en las áreas donde hay inflamación  para que sirva como ungüento curativo.

La inflamación crónica en tus vasos sanguíneos frecuentemente es causada por los altos niveles de glucosa que resultan después de ingerir carbohidratos refinados en grandes cantidades.

Así que si estás preocupado por el colesterol, evita carbohidratos refinados, cuida tu hígado tomando por lo menos ocho vasos (de 8oz) de agua al día y consume muchísimas frutas  y verduras para prevenir constipación.

 

Error #3: los endulzantes artificiales son buenos para perder de peso.

Puede que los alimentos libres de azúcar que utilizan endulzantes artificiales tengan cero calorías, pero el problema es que tu cuerpo no es tonto.

Cuando siente un sabor a “dulce”, espera que las calorías lo sigan.

Si las calorías no lo siguen, esto causa una distorsión en la bioquímica de tu organismo la cual causa un AUMENTO de peso así como un incremento en esas ansias por dulces y carbohidratos.

 

Error #4: los granos integrales siempre son buenos para ti

A pesar de que sean más nutritivos que los granos que son altamente refinados (como el pan blanco y la pasta), los granos enteros siguen siendo almidón, el cual se convierte en azúcar después de ser digerido y solo contribuye al aumento de peso y a la resistencia de insulina, y también causan inflamación arterial.

A pesar de que una porción ocasional de pasta integral o sopa con pan integral esté bien, las mejores opciones para reemplazar los carbohidratos son los vegetales y legumbres.

 

Error #5: el pescado siempre es una opción saludable

A pesar de que el pescado puede ser bastante saludable, todo depende de la clase que se escoja.

Los peces criados en granjas son suministrados antibióticos para matar enfermedades que resultan por las condiciones de hacinamiento extremo y también son tratados con pesticidas para combatir el piojo de mar.

Además investigaciones han encontrado que los peces que son criados tienen menos ácidos grasos esenciales Omega 3 a comparación de aquellos que son pescados de manera silvestre y poseen una alta concentración de AGE Omega 6. Esto puede contribuir al desequilibrio de AGE Omega 6 y Omega 3 causado por la inflamación.

Adicionalmente, se ha hallado que el pez cultivado en granjas  tiene un 20% menos de contenido proteico comparado con aquel pescado de manera silvestre.

Finalmente, estudios conducidos por el Grupo de Trabajo del Medio Ambiente (Environmental Working Group) han encontrado que bifenilos policlorados (PCB) que causan cáncer existen en el salmón cultivado en granjas 16 veces más que aquel pescado de manera silvestre.

Si quieres consumir pescado, asegúrate de comprar sólo las variedades frescas de los que han sido pescados de manera silvestre.  

 

Error #6: una dieta baja en sal siempre ayuda con la presión alta

Una dieta alta en sodio puede incrementar la presión sanguínea. Sin embargo, esta no es una verdad consistente para todo el mundo, y es más problemático para aquellas personas consideradas por ser sensibles a la sal.

De la misma manera una preocupación para la hipertensión es el poco consumo de potasio.

El sodio y el potasio trabajan juntos en la “bomba de sodio-potasio” la cual crea cargas eléctricas en las células, las cuales son la fuerza detrás de tus músculos, órganos y funciones corporales. Estas cargas eléctricas también regulan los niveles de calcio en las células.

Pero cuando esta “bomba” no funciona de manera adecuada (a causa de escasez de potasio), esto resulta en niveles elevados de calcio en las células, lo que causa que las células del músculo liso en las arterias se contraigan y esto incrementa la presión sanguínea.

Si tienes alguna preocupación con respecto a la presión sanguínea, evita los alimentos procesados (los cuales son el mayor precursor de exceso de sodio en la dieta de una persona) pero a la vez, consume suficiente potasio.

Fuentes dietéticas de potasio incluyen: verduras de hoja, espinacas, calabazas de invierno,  melón, coles de Bruselas, camote, bananos, aguacate, brócoli y zanahorias.

 

Un verdadero consejo honesto y directo para hacer dieta

Acepta que ya conoces los seis errores más grandes de hacer dieta, aquí te van unos consejos de dieta reales y sensatos.

 

  1.   Consume alimentos de verdad (nada de esa comida procesada)

Tener una alimentación basada en alimentos de verdad (no procesados) es la mejor manera de ver el valor de una inversión, en cuanto nos referimos a una salud excelente.

Cuando tu dieta está compuesta en su gran mayoría por alimentos de verdad, las grasas trans y el sodio que está en los alimentos procesados dejan de ser un problema para ti.

Adicionalmente, estarás consumiendo una excelente fuente de antioxidantes que te ayudarán a combatir cualquier radical libre previamente existente, que pueda poner en peligro tu salud.

También obtendrás fuentes naturales de nutrientes cruciales que te pueden ayudar a combatir y prevenir enfermedades y deficiencias, así como fortalecer tu precioso sistema inmune.

 

  1.   Equilibra tu flora intestinal

La flora intestinal es una amiga que le ayuda a tu cuerpo a digerir almidones y fibras y mantiene la pared intestinal saludable – ambos aspectos que son esenciales para que haya una absorción de nutrientes apropiada y se produzca una sensación de llenura.

Además, ¡allí se alberga alrededor del 70% de tu sistema inmunológico para empezar!

Desafortunadamente, la gente que ha tenido una dieta típica alta en carbohidratos refinados ha nutrido bacterias dañinas en el intestino, las cuales pueden vencer aquellas bacterias benéficas y causar que las bacterias dañinas crezcan de manera excesiva (disbiosis).

Otros factores, como el uso de medicamentos (en especial los antiácidos y antibióticos), el estrés y la falta de sueño pueden tener un impacto en la salud de la flora intestinal.

Además de consumir alimentos de verdad que nutran a tu flora amiga, una de las mejores maneras para restaurar y mantener un balance adecuado en la flora intestinal es mediante suplementos probióticos de alta calidad.

 

  1.   Consume suficientes antiinflamatorios naturales – AGE Omega 3

Los ácidos grasos esenciales Omega 3 han demostrado ser una herramienta importante para ayudar a mejorar tu salud de las siguientes maneras:

  •         Han sido demostrados médicamente en ayudar a disminuir la presión sanguínea
  •         Tiene propiedades antiinflamatorias, las cuales pueden ayudar a contrarrestar la inflamación arterial y en las articulaciones
  •         Ayudan a prevenir la formación de coágulos al reducir la adherencia en las plaquetas y moderan la producción de fibrinógenos
  •         Las neuronas en tu cerebro son ricas en ácidos grasos Omega 3, especialmente el ácido docosahexaenoico (DHA).  

El problema es que nuestra fuente de alimentos no contiene la fracción de AGE Omega 3 que solía tener (a causa de nuestra dependencia a los alimentos procesados, aceites vegetales y animales criados con granos) – así que suplementarlos es algo sabio para que la mayoría de la gente se asegure de estar obteniendo suficiente de este nutriente vital.


Loading Facebook Comments ...